fbpx

La fidelidad en pareja empieza por la fidelidad a ti mismo.

Si estás es porque eliges estar, si callas es porque decides callar, si aguantas es porque eliges aguantar, si disfrutas es porque decides disfrutar.

Por eso la fidelidad más que una obligación o un compromiso, es un acto de libertad personal.

Me engañó, me hizo daño, me mintió o me acabo la vida son expresiones comunes en terapia de pareja cuando alguien falta al compromiso afectivo, la calidad del tiempo o la exclusividad sexual.

Pero, realmente ¿tu pareja te hizo esto a ti o se lo hizo a sí misma?  ¿El asunto es lo que tu pareja hizo o la cuestión son las decisiones que tú tomas frente a ese hecho?

Por eso, la infidelidad más allá de lo que le haces o hizo tu pareja, se trata de la forma como afrontas la situaciones y la relación que estableces contigo mismo.

 Es así como la infidelidad, pese a lo dolorosa que pueda ser, en la mayoría de los casos es una oportunidad para acercarte a ti mismo y a tu verdadero sentir.

 Aquí algunas claves de comprensión.

 

Estados de una infidelidad:

Una infidelidad puede encontrarse en diferentes estados que van del mero hecho de considerarla a materializarla, estos son algunos que te pueden servir cómo la estás viviendo:

  • Ideación: haz pensado cómo cometerla o existe un riesgo latente.
  • Planeación:  Tienes creado un plan para materializarla.
  • Materializada: la realizaste.
  • Activa: Se encuentra vigente en tu momento presente.
  • Inactiva: Ocurrió en otro momento, no en la actualidad.

Todas señales de alerta de que algo ocurre en ti y es importante prestarle atención.

Escenarios donde se presenta una infidelidad:

Una infidelidad puede ser física (en un encuentro presencial) o virtual interacciones con otros a través de dispositivos tecnológicos.  El que no exista un encuentro presencial no significa que no hubo infidelidad.

Estos escenarios se pueden presentar en entornos laborales, fraternos, de amistad y, los más dolorosos, en entornos familiares.

 

 

Tipos

Regularmente pensamos que una infidelidad es únicamente sexual, sin embargo, existen muchos tipos, alguno son:

  • Afectiva o de intimidad: entregas el afecto o los escenarios de intimidad de tu pareja a alguien más (sin que necesariamente haya un encuentro sexual) o estás con una persona queriendo estar con otra.
  • De tiempo: Dedicas el tiempo destinado a tu pareja a otras actividades o personas.
  • Comunicativa: Evades la comunicación con tu pareja y hablas con alguien más lo que es oportuno hablar con tu pareja).
  • Sexual: faltaste al compromiso de exclusividad en éste escenario.

 

Origen

 

La infidelidad puede ser originada por asuntos relacionados con tu autoestima, tu necesidad de sentirte deseable, patológicas (por una adicción sexual), tu momento de vida, el tiempo de la relación, los patrones de agotamiento, la rutina, la venganza, el despecho, entre muchas otras.

 

¿Qué hacer frente a una infidelidad?:

 

  1. Evita culpar: Si haz sido infiel, evita culpar a tu pareja, hazte responsable de tu comportamiento y pregúntate qué ocurrió en ti para haber cometido ese acto.
  1. Encuentra la causa:  Se consciente de que un “momento de debilidad” se presenta regularmente por vacíos, frustraciones, insatisfacciones y, principalmente, dificultades para comunicarte con tu pareja y encontrar alternativas de solución. Comprenderlo sin justificarte en ello es un acto de sana consciencia.
  1. Evita culparte y hazte responsable:  Si quieres sanar tu relación manifiesta comprensión hacia el dolor de tu pareja, prefiere expresar arrepentimiento, compromiso de reparación, decisión de no repetición y busca ayuda en lugar de culparte.
  1. Si te han sido infiel considera todas las opciones disponibles antes de tomar una decisión: Si tu pareja te ha sido infiel tienes el poder de decidir qué harás frente al hecho.

 Son opciones dialogar, negociar, tomarte un tiempo, buscar conjuntamente las causas, explorar oportunidades, hacer un balance entre las pérdidas y las ganancias que tienes dentro y fuera de la relación.  Irte de la relación es una opción pero existen muchas otras.

  1. Evita la retaliación: Desactiva comportamientos de venganza producidos por el dolor, el enojo o el disgusto como igualar el hecho, someter al otro a estar contigo en contra de su voluntad, agresiones físicas o verbales como los insultos, los sarcasmos y la ironía.
  1. Comunica lo ocurrido asertivamente: Elige sabiamente con quienes compartirás lo ocurrido, un asunto de pareja se resuelve en pareja, por ejemplo, llevar el hecho a entornos familiares puede resultar bastante lesivo si posteriormente eligen continuar una vida juntos o hay hijos de por medio.
  1. Cuida de tus hijos: Si hay hijos evita involucrarlos en la situación, utilizarlos como intermediarios o usarlos como fuente de chantaje emocional. Tanto si se enteraron o no, busca ayuda profesional para evitar el máximo daño posible.

Conclusión

 Estar en una relación más que un compromiso es una elección personal.  Por lo tanto, de la misma forma que una infidelidad puede ser la razón para terminar, una infidelidad también puede ser la excusa perfecta para diagnosticar la relación, analizar oportunidades de mejora, considerar asuntos innegociables y comenzar una etapa más consciente y satisfactoria.

¿Qué te parecieron estas claves?

 

Y recuerda que sin necesitas ayuda, estoy para acompañarte en tu camino.

Abrir chat
1
Holaaaaa!!! Que alegría verte por aquí:

Al iniciar ésta conversación aceptas nuestra política de tratamiento de datos publicada en:
https://tomasholguin.com/politica-de-privacidad-y-proteccion-de-datos/

Cuéntame ¿cómo puedo ayudarte?