fbpx

Cuando quieres escalar en tu profesión, uno de los momentos más desafiantes es aquel donde te preguntas si ha llegado la hora de hacer un cambio.

Para lograrlo debes reconocer si es el momento oportuno, vencer algunos temores y definir una estrategia que te haga lo menos tortuoso el camino.

Aquí algunas ideas para lograrlo.

¿Cuándo hacer un cambio profesional? Las 7 señales.

Más que cuestionar tu empleo actual o la empresa en la que laboras, un cambio exitoso inicia en ti, reconociendo las señales de alerta que dan tu cuerpo y tus emociones respecto a las decisiones que estas tomando en tu presente profesional.

A continuación encontrarás algunos indicadores a los que es importante prestarles atención:

1.  Experimentas alto agotamiento, fatiga y poca satisfacción

Contrario al cansancio natural, producto del esfuerzo de realizar una actividad satisfactoria, el agotamiento y la fatiga son una forma de cansancio agudo o crónico de origen físico (por sobrecarga), mental (por exceso de análisis) o emocional en entornos desafiantes.

Regularmente el agotamiento o la fatiga son ocasionados por la falta de herramientas de productividad; la dedicación excesiva a una labor; la incapacidad de parar o dificultad para decir “no” a demandas laborales que rebasan tus capacidades y que regularmente desencadenan procesos de enfermedad.

2.  Sientes altos niveles de frustración

Elegiste un entorno laboral donde  tus esfuerzos no son recompensados adecuadamente, no cuentas con los recursos logísticos para lograr un resultado concreto o, contando con ellos, haz hecho varios intentos que han sido infructuosos porque las condiciones no están dadas para ello.

3.  ROI- Tienes un bajo retorno de la inversión física, mental y emocional.

Seleccionaste un trabajo donde los resultados que obtienes no equiparan tu esfuerzo con tu salario económico, emocional e incluso encuentras afectación en tu calidad de vida personal, financiera, familiar, circulo de amigos, pareja  y escenarios de diversión.

4.  Encuentras conflictos éticos y espirituales en tu trabajo

Estas realizando un trabajo que no se ajusta con los valores y  las virtudes que elegiste practicar,  también podrías estar actuando en contra de tu proyecto de vida o de ti mismo.

5 Entornos laborales lesivos

Haz aceptado prácticas corporativas dañinas o perjudiciales en aspectos como el liderazgo, el trabajo en equipo, el relacionamiento interpersonal, etc.

6.  Hay distancia entre tu profesión y tus motivaciones profundas

Aunque existan ganancias secundarias como el salario, las bonificaciones, la posición, el aprendizaje, el ambiente de trabajo, el poder, la visibilidad, etc. experimentas sensación de vacío porque tu actividad actual no se encuentra alineada con las actividades que amas hacer, el sentido trascendente de tu vida, tus propósitos o tus metas personales.

 7.  Sub-utilización de tu talento

Eres consciente que tienes mucho más para dar, sin embargo, los esquemas de desarrollo, promoción o los retos corporativos son insuficientes para expresarte y manifestar tu talento con comodidad.

 

¿Qué tipos de cambios existen?

 

Al momento de hacer cambios profesionales la alternativa que encontramos es un posible retiro que, si bien es una opción, no es la única alternativa.

Por eso, si te identificaste con una o varias señales, notarás como gran parte de ellas se relacionan con la forma como decides, lo que aceptas y el entorno donde eliges trabajar.

 

Esto indica que tienes la posibilidad de realizar cambios en diferentes niveles, por ejemplo:

Cambios en tus destrezas: Adquieres técnicas y herramientas que te permitan gestionar mejor tus actividades  y darle un manejo mas sereno a los momentos de alta exigencia emocional.

Cambios tus actitudes: Aprendes a ver tu trabajo o tu profesión desde una perspectiva más optimista, reconociendo lo que te apasiona de él, los beneficios que te genera y la conexión que tiene con tu momento actual.

Cambios en tus decisiones: Incrementas tu asertividad, reconoces lo que es importante para ti, tus derechos y aprenderás a elegir de manera certera cuando decir “si”, “no” o “es necesario negociar”.

Cambios Profesionales: Comprendes que siempre has querido hacer algo diferente y emprenderás el camino de aprender nuevas habilidades profesionales.

Cambios relacionales y comunicacionales: Decides hablar con tu jefe o la organización para compartirles las señales que has encontrado para encontrar con ellos alternativas de solución

Cambios de entorno laboral: Reconoces que has cumplido un ciclo y es momento de buscar nuevos retos en otra organización (si! Retirarte es una opción).

 

Plantilla con 7 pasos para hacer un cambio profesional

 

Realizar un cambio profesional no tiene porque ser abrupto o inesperado, para ello, te propongo 7 pasos para lograrlo (descarga la plantilla aquí) también puedes hacerlo en una hoja en blanco:

  1. Céntrate en tus objetivos: Escribe tus objetivos de vida personal y profesional, éstos de darán coherencia a tu plan de cambio.
  2. Reconoce las señales: Escribe tu cargo o posición actual y escribe las señales de que necesitas un cambio para comprender qué es lo que pasa.
  3. Haz un balance: Escribe los puntos a favor y en contra de tu trabajo actual.
  4. Valora los beneficios: Resalta con verde los puntos a favor que son realmente valiosos para ti y en tu proyecto de vida.
  5. Evalúa los puntos en contra: Divide los puntos en contra en subsanables (puedes ceder en ellos)  e insubsanables (no estas dispuesto a ceder en ellos), resalta en rojo los insubsanables.
  6. Explora alternativas: Toma los puntos en contra que requieren mejora y haz  un listado de los tipos de cambios que quieres implementar y toma decisiones.
  7. Haz un plan de transición: Describe el paso a paso de cómo harás tu cambio profesional, las fechas en las cuales harás cada actividad, evita procrastinar y toma acción.

Conclusión

 

Si bien es cierto que tanto tu profesión como el lugar donde trabajas construyen el escenario por excelencia para expresar tu talento, también es el escenario donde puedes construir altos niveles de frustración y temor ante el riesgo de asumir un futuro incierto.

Y aunque no lo creas, hacer un cambio no depende (en todos los casos) de la empresa donde trabajas o de las oportunidades del mercado, sino de la relación que estableces contigo, las estrategias que construyes y las tácticas que implementas para conseguirlo.

Porque el contrato laboral y la relación profesional mas importante que creas es el que  estableces contigo mismo.

¿Qué tal te han parecido las 7 señales y los 7 pasos? ¿Añadirías alguno?

Nos vemos en la próxima.

Descarga la plantilla haciendo click aquí

Abrir chat
1
Holaaaaa!!! Que alegría verte por aquí:

Al iniciar ésta conversación aceptas nuestra política de tratamiento de datos publicada en:
https://tomasholguin.com/politica-de-privacidad-y-proteccion-de-datos/

Cuéntame ¿cómo puedo ayudarte?